Entradas

La miel

La miel es un elemento natural, que no ha sido sometido a procesos de purificación y por tanto posee todos los componentes nutritivos fundamentales. La miel es un verdadero cóctel de salud, es el jugo vivo, el néctar de las flores tratado por las abejas.

En su composición entran azucares simples, glucosa y fructosa, los cuales no necesitan transformación por los jugos gástricos para ser asimilados por el organismo,  además de vitaminas del grupo B y vitamina C, sales de hierro, calcio, Fósforo, (elementos necesarios en la formación de los huesos del cuerpo y los dientes), potasio, azufre, sodio, cloro, y  magnesio.

El hecho de que estos azucares simples sean directamente asimilados por el organismo, no así en el azúcar común, es la razón por la cual la miel es de tanta utilidad para la alimentación de niños y ancianos. Destacar que por su efecto, los niños aprovechan  mejor el calcio de la alimentación

La tendencia de la miel a cristalizar de manera uniforme, es una propiedad natural. Por lo tanto una miel cristalizada es pura. Si se prefiere consumir liquida, bastará con ponerla a baño María procurando no sobrepasar los 40 º  Centígrados.

En  los pueblos con alta cultura dietética la miel esta presente siempre en su mesa, su composición tiene la cualidad de aumentar la actividad del organismo. Debido a su valor energético, cada día se utiliza más por los deportistas, es un gran estimulante del esfuerzo físico, y en todos aquellos casos en los que el organismo necesita una alimentación de gran rendimiento calórico.

Además del alto poder bactericida de la miel, también desempeña un gran papel en el tratamiento del nerviosismo, el agotamiento por exceso de trabajo, los resfriados, mala digestión e insomnio, y ayuda al convaleciente a recuperar fuerzas.

Tiene una acción benéfica sobre la piel a causa de las propiedades nutritivas, emolientes y bactericidas que posee y que la convierten en un excelente cicatrizante.

Se considera a la miel como un buen remedio para las arrugas, ya que proporciona suavidad y frescor a la piel, siendo un buen remedio para las pieles secas,  la miel nutre la piel.
Se recomienda su uso en caso de afonías, ronqueras, laringitis y ataques de tos.

Variedades de miel

-Miel de azahar: efecto sedante, indicada para personas nerviosas ó que  sufren periodos de insomnio, ansiedad ó estrés.
-Miel de Brezo: propiedades desinfectantes diuréticas y antirreumáticas, indicada como desinfectante de las vías urinarias, aconsejable en casos de cistitis, excelentes efectos sobre la próstata.
-Miel de castaño: Muy nutritiva y apreciada por su contenido en hierro.
-Miel de Espliego: Rica en hierro, indicada como complemento en el tratamiento de las enfermedades de los bronquios ó del sistema respiratorio.
-Miel de Romero: Para el  Reumatismo, gota, cirrosis, como tónico estomacal y afecciones respiratorias.
-Miel de Eucalipto: Para  Problemas de garganta, gripes y catarros.
-Miel de Tomillo: Estimula las funciones digestivas y ayuda a combatir la Fatiga física y mental.

TRUCOS SIEMPRE A MANO

-Tiritas de miel: En caso de una herida ó quemadura hay que cubrir la zona afectada con una capa de miel artesanal y taparla con una gasa estéril. Las virtudes antisépticas de la miel impiden que se infecten y favorecen las cicatrización.

-Mascarilla de Yogur y miel: La miel es muy nutritiva y atenúa las arrugas. Es adecuada para la piel seca y envejecida y para una piel joven con acné por su efecto antibiótico. Para comprobarlo, solo hay que mezclar un yogur natural con dos cucharadas grandes de miel artesanal y aplicar la crema resultante sobre la cara, escote, etc. En forma de mascarilla, al menos durante 20 minutos.

-Contra la afonía: En un vaso de agua templada disolver dos cucharaditas de miel artesanal, añadir unas gotas de limón y gargarear antes de acostarse.


LA MIEL EN LA COCINA:

La miel en si misma no solo es uno de los mejores alimentos que nos ofrece la Naturaleza, también puede ser un elemento imprescindible en una cocina sana e imaginativa.

Estamos acostumbrados a tomar la miel como medicamento o, todo lo más, usarla como sustituto del azúcar en nuestra alimentación. Aquí tienes otras formas de utilizar la miel, no solo en repostería, sino también en primeros platos, ensaladas, salsas, etc.


Dulce de leche con miel

Ingredientes:
3 litros de leche.
350 grs de azúcar.
450 grs de miel.

Poner en un recipiente la leche, hervirla y ponerle el azúcar y la miel, mientras se revuelve con una cuchara de madera. Se deja hervir a fuego fuerte, revolviendo continuamente para que no se pegue. Cuando ya ha tomado color oscurito y empiece a espesar, se saca un poquito, se pone en un plato y se deja enfríar. Si al inclinar el plato no corre, quiere decir que está a punto.

Aliño para ensaladas

Mezclar en una batidora eléctrica 4 cucharadas soperas de aceite de oliva, 2 cucharadas de miel y 2 cucharadas de zumo de limón.

Chuletas de cordero con miel

Ingredientes:
4 chuletas de cordero.
Un poco de aceite.
1 cuchara de postre rasa de harina.
El zumo de medio limón.
1 cuchara de postre de miel.
1 dl de caldo.

Untar las chuletas con el aceite y colocarlas bajo la parrila caliente para dorarlas por ambos lados. Reducir el calor y asarlas hasta que las chuletas estén bien hechas. Reservarlas y conservarlas calientes.

Utilizar una cuchara de postre llena de las grasa de la parrilla y mezclarla con la harina, y cocerlo todo a fuego lento hasta que se dore. Añadir el zumo del medio limón, la miel y el caldo. Cocer a fuego vivo unos tres minutos revolviendo todo el tiempo. Verter esta salsa sobre las chuletas, cubriendo cada una por completo.

Elastic Tits