Entradas

Lactancia, maternidad e inmunidad

Las propiedades de la lactancia materna no se limitan solo a lo afectivo y a lo nutricional, sino que amamantar es dar vida y amor. Es la culminación del proceso reproductivo (creamos vida y la sustentamos). El contacto que proporciona al bebe es muy importante para la seguridad y correcta adaptación al nuevo mundo que esta empezando a conocer.

Inmunológicamente tiene un valor importantísimo. Si se descubriera una vacuna o sustancia que fuera capaz de prevenir miles de muertes infantiles, que fuera barata y además se pudiera administrar por vía oral, y sin efectos secundarios,  sería considerado como algo revolucionario en el campo de la salud infantil. Pues bien, esta vacuna la tenemos al alcance de todos, existe desde el principio de los tiempos y es la leche materna.

La mejor vacuna para el recién nacido es la leche materna, que está desprovista de efectos secundarios y tiene un alto nivel de eficacia. Hoy en día se ha podido demostrar científica-mente algo que era patrimonio de la Sabiduría Popular y es que la madre protege al niño de las infecciones a través de la leche.

La leche en los primeros días se llama calostro, es amarilla y espesa por lo que es rica en anticuerpos, gran cantidad de proteínas y minerales otro factor importante es lalactoferrina que fija el hierro de manera reversible. Este hierro lo necesitan las bacterias para su crecimiento y la lactoferrina impide que este a disposición de las bacterias, ejerciendo así un efecto bacteriostático, similar al de algunos antibióticos. El calostro tiene efectos laxantes y ayuda al bebé a evacuar el meconio de su intestino, eliminando así la bilirrubina, que en exceso provoca ictericia.

Entre las proteínas están las inmunoglobulinas (Ig) que son anticuerpos que defienden contra las infecciones. Hay cinco tipos de Ig y el calostro las contiene todas.

Después del calostro viene la leche de transición y luego la leche madura, ambas van aumentando su contenido en hidratos de carbono y grasas, pero el contenido de factores inmunológicos sigue siendo muy elevado.

Los bebés amamantados tienen un sistema inmunológico más fuerte y son más sanos que los alimentados con leches comerciales. La leche materna protege al recién nacido frente a numerosas infecciones, sobre todo gastrointestinales. Su fórmula no es reproducible en lo que se refiere a las hormonas, anticuerpos, enzimas y células que la madre transmite a su hijo cuando lo amamanta. Algunas de estas sustancias, como la inmoglobulina, actúan impidiendo que bacterias y virus dañen la pared intestinal del bebé. La leche materna presenta, además, un pH más ácido que, al parecer, reduce el riesgo de desarrollo de gérmenes patógenos en la flora intestinal; esto explica la menor incidencia de diarreas en pequeños que toman el pecho.

VENTAJAS

·         Los chicos amamantados tienen un sistema inmunológico más fuerte.

·         Protege al recién nacido frente a numerosas infecciones, sobre todo astrointestinales.

·         Está demostrado también que los bebés alimentados en forma natural son menos propensos a contraer otitis.

·         Las alergias a la comida son menos comunes.

·         Una mejor adaptación de las mandíbulas.

·         Una formación más adecuada de las piezas dentales del niño.

·         Influye de forma determinante en el desarrollo de la función masticatoria y respiratoria.

·         Es fuente de gran consuelo y seguridad para los bebés.

·         El contacto corporal y el diálogo emocional madre-hijo que se establece en el acto de mamar juegan un papel fundamental en el futuro psíquico y emocional del niño.

UN BEBÉ ALEGRE Y FELIZ ES UN BEBÉ FUERTE Y BIÉN PREPARADO.

A los pocos segundos de empezar el bebé a mamar, gran cantidad de oxitocina y endorfinas pasan al bebé que es el sustrato fisiológico del vínculo materno infantil.Durante la lactancia como durante el parto, se pone en juego un complejo mecanismo neurohormonal que influye directamente sobre la inmunidad del bebé. En el momento del parto se libera gran cantidad de oxitocina (la hormona del amor) que induce comportamientos maternales y bienestar en la mujer. Junto con la oxitocina se liberan gran cantidad de endorfinas. Todo esto ocurre también durante la lactancia.

Esta liberación de oxitocina y endorfinas se da también durante el orgasmo. Se han medido niveles en sangre de estas hormonas y son similares en estos tres acontecimientos. Estas hormonas oxitocina y endorfinas al producir bienestar y placer tienen un efecto directo sobre la inmunidad.

Recuerda que un bebé también mama por razones diferentes al hambre, como por necesidad de succión o de consuelo. Ofrecerle el pecho es la forma más rápida de calmar a tu bebé.
Elastic Tits