Reiki

Aunque de Reiki se ha escrito mucho, quiero mencionar otros puntos sobre el efecto sanador que tiene en nuestro cuerpo la energía que nos conducirá a despertar a una consciencia más elevada.

Aún muchas personas no han obtenido la claridad necesaria para darse cuenta o tomar conciencia, de que nosotros mismos podemos sanar nuestro cuerpo físico, mental y emocional de muchas dolencias que se padecen. Sí, los pensamientos erróneos y las emociones auto-destructivas impiden despejar la visión del “ser perfecto que somos”.

Reiki tiene unos “Principios de Vida”, que al aplicarse desarrolla la habilidad para alcanzar “metas personales” y la capacidad para tomar decisiones desde niveles elevados de conciencia.

Reiki nos permite aprender a amarnos y escuchar en nuestro cuerpo las sensaciones que trasmite, porque hacemos contacto con el “centro interior” y al agregar la “intención” para auto-curarnos, se produce la relajación y purificación, lo que permite ir abandonando las energías más densas para dar inicio a nuevas energías más sutiles.

Esta terapia no tiene límites ni contraindicaciones para aplicarla en diversidad de enfermedades tanto mentales, emocionales o físicas. El límite lo ponen nuestros pensamientos-creencias, percepciones y juicios, por eso afirmo que cuando nos aplicamos Reiki, entramos a un cambio trascendente en nuestra vida, porque nos abre la puerta del “despertar de la consciencia” y eso nos guía a empezar a “creer en nosotros mismos”, cualidad carente en miles o millones de personas.

Quien diga que Reiki no le funciona, es porque está “apegado” a patrones o hábitos limitantes; pero cuando decidimos “soltar” esos hábitos destructivos y decidimos “elegir” otros constructivos, empezamos a crecer y eso nos reaviva la creencia de lo valioso y perfectos que somos.

Cuando un niño comienza a caminar, empieza con el gateo, luego da pasitos y posteriormente logra la destreza en el andar. Le ayudó la confianza y seguridad de cada paso y eso lo animó cada vez más, lo que reforzaba su idea de que si podía caminar, y con esto, explorar, conocer y aprender, es decir el niño creía en sí mismo.

De esta manera es como nos desenvolvemos en la vida, pero muchas veces nos quedamos anclados en conductas que no nos dejan ver el horizonte con todas las opciones que nos regala el universo, para que seamos seres espirituales perfectos y no seres materiales imperfectos, que indudablemente es una cuestión de “elección”.

Con Reiki aprendemos a conocer el “sistema energético humano” indispensable para nuestra supervivencia, base del conjunto cuerpo-mente, porque se vigoriza al cuerpo, da energía a nuestra mente lo que va ayudar a la conexión consigo mismo y aunque esta energía no pueda ser percibida a través de los sentidos, si percibimos las imágenes mentales que producen efectos psíquicos, debido a la energía conjunta entre cuerpo-mente.

Si decidimos abrirnos a la “auto-sanación”, la energía de la vida va a ir desplazándose desde el “chacra base o raíz” que es considerado como el depósito de la potencia psíquica en el cuerpo humano que inicia el mecanismos de la evolución de la humanidad. Se asume que este es el primero (cuyo nombre depende de la corriente filosófica) en despertar, regularse y abrirse. La abertura de ese despertar es el camino hacia la propia realización para la armonización energética.

Así, la potencia psíquica de este chacra base, se va elevando hacia los siguientes 6 chacras hasta llegar al “chacra corona” en donde va a darse la total conexión de todos ellos y así abrirnos a la Nueva Consciencia en donde se exprese el nuevo camino de crecimiento.Y en lugar de tener “el control de nuestra vida”, el pensamiento se convierte en el servidor de la conciencia, que no es otra cosa que la “conexión consciente con la inteligencia universal”, es decir, conciencia sin pensamiento que al iniciarse, dice Echkart Tolle, “no hay vuelta atrás aunque nuestro ego lo trate de retrasar”, pero ya vamos en el camino de “no estar gobernados por el ego”.

La armonización energética vamos a inducirla con la “imposición de manos”, con ejercicios mentales, emocionales y espirituales, donde están los “Principios de Vida” y eliminando unos alimentos que son altamente nocivos para tener una energía equilibrada. Hay que vencer la debilidad de abandonar alimentos que nos afectan por su industrialización, hay que vencer la resistencia a incorporar alimentos altamente saludables en donde prive el criterio “vivir para comer” y no “comer para vivir.

La ingesta excesiva de algunos alimentos y la carencia de otros contribuye al “encharcamiento o debilitamiento” energético de algún chacra o “Rueda Energética”. Ellos son generadores de energía porque la “absorben, la metabolizan y la envían a otros canales de distribución. Cuando el chacra no recibe de los alimentos, de los pensamientos y de las emociones la energía adecuada o recibe de más, entonces se produce una alteración.

El criterio de decir se cierra, se obstruye, en realidad no es preciso, porque el chacra siempre estará girando. Si trabaja óptimamente girará a una velocidad determinada y el sistema mente-cuerpo funcionará adecuadamente, pero si el chacra gira por debajo del nivel de los demás, entonces el cuerpo-mente sufrirá un desequilibrio y si se prolonga, aparecerá el padecimiento físico, mental o emocional.

El “depósito de potencia psíquica” en el cuerpo humano, se despierta en el chacra base para la armonización energética, llevando luz al resto de los chacras.Esto es lo que en Oriente llaman “la Kundalini”, considerada la energía invisible dormida, nuestro Ser Espiritual Interior que habita dentro de su cuerpo físico. Es necesario activar esta energía porque así dejamos de vivir realidades imaginadas, nos abocamos al propósito de vida y disfrutamos sus placeres. Por el contrario, sino quedamos estancados y permitiendo que “nuestras impresiones” hieran nuestra mente, entonces ésta reaccionará violentamente contra el impacto que proviene del mundo exterior.

Sólo digiriendo las “impresiones” mediante la conciencia es que podemos alcanzar la trascendencia, y cuando la conciencia es quien recibe las impresiones, ella las dirige y las transforma en elementos creadores. La clave que tiene para transformarlas es que nos recuerda “a nuestro propio ser interior”.
Vivir en estado de alerta, percepción y recordando el “Ser Mismo que somos”, va a permitir permanecer en conciencia y esto servirá para que nuestros chacras se mantengan en el giro energético óptimo, permitiéndonos afianzar actitudes que nos lleven a una vida proactiva, armónica, e iluminada.

Al estar pendiente del Ser Interno, se crean “Fuerzas de Transformación”. Pero la transformación no se logra fácilmente porque estamos en manos del ego y no del Ser, porque existen muchas impresiones no digeridas, ya que el ser humano vive identificado con su propio punto de vista, con su propia interpretación, es decir, con sus pensamientos.

Eckhart Tolle también nos dice que el ego se lo toma todo personalmente y reacciona defensivamente. Tomando conciencia podremos diferenciar entre hechos y opiniones y ser capaz de ver cuál es la situación real y la irritación, en vez de adoptar una perspectiva limitada.

Reiki es la puerta gigante que nos permitirá despertar espiritualmente y, aunque no se pueda conocer la conciencia, nos podemos hacer conscientes. Sentir la propia presencia, sentir la vitalidad que se tiene dentro y la sensación de vida que impregna en todo el cuerpo interior.

Reiki nos eleva por encima de la mera supervivencia para encontrar “el auténtico propósito de vida” que se ubica en lo que “Soy” y no en lo que se “Hace”, pero nos permite armonizar en la vida las dos posiciones, y eso es el Despertar”. Viviendo desde el Ser en sintonía con el Hacer, lo que viene a ser la base del auténtico éxito. Reiki nos permite vivir sintonizados con estos dos propósitos desde la conciencia para dejar de permanecer en los planes egoicos.
Elastic Tits

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario