¿Qué alimentos tolera mejor nuestra sangre?

El naturópata e investigador canadiense James D´Adamo se dio cuenta de que los tratamientos dietéticos que aconsejaba a sus pacientes no obtenían siempre los mismos resultados y descubrió que se debía al grupo sanguíneo, ya que la sangre es la fuente principal de nutrición del organismo.

Historia

La base de la supervivencia humana es la alimentación, y a lo largo de los siglos, la forma de alimentarse ha variado, adaptándose a la circunstancia. El ser humano ha tenido que acostumbrase a las diferentes situaciones desde la prehistoria para alimentarse y, a la vez que se adaptaba al entorno comía lo que tenía, los sistemas digestivo e inmune se iban adaptando para aprovechar los alimentos a su disposición. Estos cambios se ven impresos en la evolución de los grupos sanguíneos. Cada grupo tiene el mensaje genético de las dietas y conductas de nuestros antepasados y estas todavía afectan a nuestro organismo.

 

Nuestro sistema inmune responde de forma diferente ante los distintos tipos de antígenos que se encuentran en las células de nuestro cuerpo incluido los glóbulos rojos, llamados hematíes. Se observó que los hematíes poseían antígenos diferentes en muestras de sangre de diferentes individuos. Dando lugar a que se clasificara la sangre en grupos sanguíneos en función del tipo de antígenos que poseía en sus glóbulos rojos.

 

Es así como se han desarrollado los 4 tipos de grupo sanguíneo:

 

Grupo O o “Cazador”

 

Apareció hace más o menos 40.000 años. Es el tipo de sangre más antiguo y básico, con un sistema inmune y resistente, superviviente en la cima de la cadena alimentaria. Su sistema digestivo está adaptado a una dieta rica en proteínas animales (carnes magras, pescado y marisco) y a los vegetales que pudieran encontrar.

 

Tiene una forma de ser dominante, responde mejor al estrés o actividad física y requiere un metabolismo eficiente para mantenerse delgado y energético. Tienen en su sangre la memoria genética de fuerza, resistencia, osadía, intuición, confianza en sí misma y un optimismo innato.

Presentan -siempre hablando en general- un sistema inmunitario potente y muy activo, tendencia a una actividad tiroidea lenta, dificultad de adaptación a nuevas condiciones ambientales y nutricionales.

 

Normas generales 

1) Consumir frutas y verduras en abundancia pero reducir el consumo de las crucíferas (coliflor, coles de Bruselas y berzas) y las hortalizas de la familia de las solanáceas (berenjenas, patatas, etc.) excepto los tomates.

2) Consumir carnes magras equilibrando esa aportación con verdura. Deben evitar sin embargo la carne de cerdo, los embutidos, las carnes en conserva y los alimentos en salazón.

3) Consumir pescado y marisco a excepción de pulpo, salmón ahumado, arenques en salazón, caviar y pez gato así como el pescado salado, secado o en conserva.

4) Limitar o evitar el consumo de leche, lácteos, quesos y huevos. Están en cambio permitidos la mantequilla, los quesos frescos magros y los quesos de soja.

5) Eliminar todo producto que contenga trigo y limitar los que llevan maíz y cereales.

6) Evitar las bebidas gaseosas, las colas y el café prefiriendo el té.

7) Practicar actividad física de forma regular. Les van mejor los deportes competitivos que requieren intenso esfuerzo físico.

8) En presencia de problemas utilizar productos fitoterapéuticos o infusiones de diente de león, menta, olmo, fucus, tila, alholva, regaliz, lúpulo y rosa canina. Y evitar las de equinácea, aloe, bardana, genciana, barba de maíz o ruibarbo.

Cabe añadir que los alimentos que favorecen el aumento de peso en las personas del tipo 0 son el gluten del trigo, el maíz, las judías, las lentejas y las crucíferas (coles, coliflor y coles de Bruselas). Por el contrario, favorecen la pérdida de peso las algas marinas, la sal yodada (de forma muy moderada), los pescados y mariscos, la carne de hígado, las espinacas y el brócoli.

 

Grupo A o “Agricultor”

Aparece hace 25.000 años aproximadamente. Es el grupo de los primeros inmigrantes forzados por la necesidad de adaptarse a dietas y estilos de vida más agrario. Es el primer vegetariano. Tiene un tubo digestivo sensible que tolera mal la carne, la harina de trigo, la leche y los lácteos. Responde mejor al estrés con una actitud de calma y necesita una dieta vegetariana rica en cereales y legumbres para mantenerse delgado y productivo.

Tiene una personalidad más sociable y cooperante con sus semejantes. Gentil, disciplinado, nervioso y sensible, mostrando un gran control de sí mismo. Sistema inmunitario vulnerable, una buena adaptación a condiciones ambientales y nutritivas estables.

 

Normas generales 

1) Basar su dieta en el consumo de fruta, cereales, legumbres y verduras. Acelgas, alcachofas, calabacín escarola, tofu, etc.

2) Consumir pescado sólo en pequeñas cantidades (carpa, mero, bacalao, merluza, salmón, sardina, trucha) excluyendo los pescados planos como el lenguado y la platija.

3) Limitar o evitar el consumo de carne pero evitando los embutidos, las carnes -especialmente si están en conserva- y los alimentos salados o ahumados (embutidos, carnes en conserva, alimentos en salazón…).

4) Evitar el consumo de leche y productos lácteos. En cambio, la soja y sus derivados le son particularmente beneficiosos.

5) No consumir alimentos precocinados.

6) Consumir de forma habitual semillas oleaginosas y frutos secos pero evitando las nueces brasileñas y los pistachos.

7) Reducir el consumo de productos a base de harina de trigo.

8) Practicar actividades físicas relajantes (Yoga, Tai-Chi, bicicleta, natación y excursiones).

9) Utilizar en caso de malestar productos fitoterapéuticos o infusiones de manzanilla, cardo mariano, equinácea, valeriana, áloe, bardana y espino albar pero evitar la barba de maíz y el ruibarbo.

Cabe agregar que los alimentos que favorecen el aumento de peso en las personas del tipo A son las carnes, los alimentos lácteos, las habas y el exceso de trigo favoreciendo el adelgazamiento los vegetales, los aceites vegetales, la soja y la piña.

 

Grupo B o “Pastor”.

Data de hace unos 15.000 años atrás. Como cazador y nómada su alimento consistía básicamente en leche y productos lácteos. Con lo cual al cabo de miles de años su metabolismo se ha adaptado a digerir estos alimentos.

 

Tenía que ser flexible y creativo para sobrevivir, es un grupo equilibrado y que requiere bienestar. Actividades físicas o deportivas moderadas y equilibradas en balance con la actividad mental.

 

Un sistema inmunitario activo, facilidad de adaptación ambiental y nutricional. Un aparato digestivo eficiente que le permite seguir una dieta variada y equilibrada con leche y lácteos pero que posee poca tolerancia a los embutidos, la carne de cerdo, el marisco, las semillas y los frutos secos.

 

Normas generales 

1) Llevar una dieta variada y equilibrada.

2) Consumir abundantes frutas y hortalizas de hoja verde.

3) Consumir carnes magras pero evitando las de pollo y cerdo así como los embutidos.

4) Consumir pescado pero evitar los mariscos. No se recomiendan las gambas, los cangrejos, la langosta, los mejillones, las ostras, las almejas, el pulpo, las anchoas, la anguila y los caracoles.

5) Consumir huevos, leche y productos lácteos (es el único que los tolera bien).

6) Limitar los productos a base de trigo y maíz.

7) Limitar el consumo de semillas y frutos secos.

8) Practicar actividades físicas moderadas y equilibradas como los ejercicios aeróbicos, la bicicleta, la natación, el yoga o el tenis.

9) Utilizar en caso de malestar productos fitoterapéuticos o infusiones de salvia, menta, ginseng, eleuterococo o regaliz pero evitar las de tila, lúpulo, ruibarbo, áloe, barba de maíz y alholva.

En cuanto a los alimentos que favorecen el aumento de peso en las personas del tipo B son el maíz, las lentejas, los cacahuetes, las semillas de sésamo, el trigo y el trigo sarraceno favoreciendo el adelgazamiento los vegetales de hoja verde, el té de palo dulce, la carne -especialmente la de hígado-, los huevos y los lácteos.

 

Grupo AB o receptor universal

Es el más reciente en su aparición (siglo XX) y el menos frecuente en la población. Puede recibir sangre de todos y sólo donar al suyo. Es la combinación de los dos grupo A y B. Es una función del nervioso y sensible (A) con el más centrado y equilibrado (B). El resultado es una persona espiritual y un poco chispeante, es un grupo atractivo y popular.

Un sistema inmunitario vulnerable, facilidad de adaptación a las condiciones de vida modernas, bienestar con una actividad física o deportiva relajante que exija esfuerzos moderados y un aparato digestivo frágil que precisa una dieta mixta moderada y tolera mal las carnes rojas, la pasta, las alubias y los frutos secos.

 

Normas generales 

1) Limitar el consumo de carnes rojas y evitar las carnes en conserva o ahumadas así como los embutidos.

2) Consumir pescado y marisco pero evitando la langosta, las gambas, los cangrejos, las ostras, las almejas, el pulpo, la lubina, las anchoas y la anguila.

3) Evitar el consumo de productos a base de harina de trigo y limitar el consumo de pasta.

4) Consumir leche, lácteos y quesos… salvo cuando al hacerlo haya producción excesiva de moco con afecciones de las vías altas respiratorias. En tal caso deben suprimirse.

5) Consumir frutas -especialmente ciruelas, uvas, piña y frutas del bosque- y hortalizas en abundancia -sobre todo tomate-.

6) Preferir las grasas vegetales -primando el aceite de oliva- pero evitar el vinagre.

7) Eliminar los encurtidos y la pimienta.

8) Preferir las actividades físicas y deportivas relajantes que exijan sólo esfuerzos moderados.

9) En caso de malestar utilizar productos fitoterapéuticos o infusiones de manzanilla, cardo mariano, equinácea, eleuterococo, regaliz o espino blanco pero evitar las de tila, lúpulo, áloe, barba de maíz, alholva y ruibarbo.

Los alimentos que favorecen el aumento de peso en las personas del tipo AB son las carnes rojas, el maíz, el trigo, el trigo sarraceno, las alubias, las judías y las semillas de sésamo mientras favorecen el adelgazamiento las verduras, las algas marinas, los pescados, los lácteos, algas, piña y el tofu.
Elastic Tits

¿Por qué, no adelgazo?

El Efecto Meseta hace que la persona no pueda adelgazar realizando una dieta e incluso le puede hacer aumentar de peso.

El fracaso de la mayoría de las dietas, algunas muy exóticas (dukan, pronokal, disociadas, atkins, montignac, de los puntos, alcachofa, sirope, etc.) suele ser debido, en primer lugar, a que no educan los hábitos alimentarios, por lo que, cuando la persona deja la dieta, vuelve a sus antiguos hábitos; y en segundo lugar, a que están mal diseñadas, pues el cuerpo ante una dieta baja en calorías, retiene líquidos, convierte más calorías en grasa y reduce la velocidad del metabolismo para garantizar la supervivencia, resultando en una ganancia de peso mayor al peso perdido durante la dieta (efecto yo-yo).

El adelgazamiento con estas Dietas Milagro se produce a expensas de agua y de músculo, pues hasta la tercera semana de estas dietas tan restrictivas, no se queman los depósitos de grasa. Lo peor es que el organismo se adapta al menor suministro de calorías, disminuyendo el metabolismo basal, como mecanismo de ahorro energético, favoreciendo el denominado efecto meseta, en el cual la persona no es capaz de adelgazar, repitiendo dietas realizadas con anterioridad e incluso aumentando de peso. Este efecto meseta es muy común durante la menopausia y en personas que han seguido muchas dietas a lo largo de su vida.

¿Qué es más importante, contar las calorías que se ingieren o combinar correctamente los alimentos?

Para perder peso, es más efectivo estimular el Metabolismo que reducir las calorías de la dieta. Si la ecuación de las calorías fuese tan simple, si cada día dejases de comer 200 calorías, cada año perderías 9 kilos, y al cabo de 7-8 años habrías desaparecido!

Para estimular el metabolismo y conseguir bajar los kilos depositados en el abdomen y en las caderas, te propongo una dieta basada en la combinación de los alimentos a lo largo del día durante dos quincenas y luego volver a la dieta coherente. Puedes hacer 3 ciclos al año, por ejemplo tras las vacaciones de verano, después de las navidades y cada primavera para recuperar tu figura.

La primera quincenapuedes perder unos 2 kg. a la semana. No están permitidos los lácteos (leche, yogures y queso), el azúcar, la bollería, el alcohol ni los rebozados.

Bebe al menos 2 litros de agua y utiliza un depurativo a base de alcachofa para asegurar la combustión de los depósitos de grasa, eliminar toxinas y evitar la retención de líquidos. Antes de desayunar toma un vaso de agua con unas gotitas de limón, para iniciar el vaciado intestinal, estimular la vesícula y restablecer el equilibrio ácido base.

 

Un factor clave para desbloquear el efecto meseta es la actividad física combinada: ejercicio aeróbico (correr, nadar, bici, etc.) y de tonificación muscular concentrada.

 

La comida se estructura de la siguiente forma:

§  Primer plato: ensalada de hojas amargas (berros, endibias, achicoria, rúcula, etc.) con verduras crudas (pimiento, cebolla, zanahoria, lechuga, champiñones, espinacas, etc.).

§  Segundo, en plato de postre: fécula (pan, pasta, arroz o legumbres) con verduras.

§  Infusión digestiva de postre: melisa, azahar, pasiflora, manzanilla, etc.

 

La cena es a base de proteínas:

§  Primer plato: una taza de caldo depurativo (lleva a ebullición en 2 litros de agua sin sal y mantén a fuego lento 40 minutos: media lechuga, 2 puerros, 2 zanahorias, 1 calabacín pequeño, 1 rama de apio, 2 nabos, medio repollo verde, tomillo, laurel y estragón). Conserva en la nevera y calienta sólo lo que vayas a consumir.

§  Segundo plato: 200 g de proteínas (carne, pescado, huevo, queso fresco, derivados de la soja, etc.) sin pan, patatas, arroz, ensalada, ni verduras.

 

1ª semana

  LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SABADO DOMINGO
Desayuno OPCIÓN 1: té rojo y 2 biscotes con jamón cocido.

OCIÓN 2: leche soja, 1 fruta y 3 nueces.

Media Mañana OPCIÓN 1: yogur de soja.

OPCIÓN 2: 1 fruta y 1 nuez.

Comida Ensalada

Pasta con tomate

Ensalada

Lentejas vegetales

Ensalada

Pasta con setas

Ensalada Arroz con champis Ensalada

Pasta con pisto

Ensalada

Arroz con tomate

Ensalada

Arroz con verduras

Merienda OPCIÓN 1: té rojo con leche de soja y 2 rodajas de piña.

OPCIÓN 2: 1 naranja y 1 tostada de pan con pavo.

Cena Filete de ternera Merluza a la plancha Pollo al horno (sin piel) Tortilla

(2 claras y 1 yema)

Rapante a la plancha Conejo

al horno

Pechuga de pavo

 

2ª semana

  LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SABADO DOMINGO
Comida Ensalada

Lentejas vegetales

Ensalada

Patatas asadas con pimientos y berenjenas (escalibada)

Ensalada

Arroz integral con verduras

Ensalada

Pasta con setas

Ensalada

Arroz con pimientos asados

Ensalada

Pasta con pisto

Ensalada

Patatas a lo pobre (cebolla y perejil)

Cena Revuelto de atún Filete de merluza Lomo cerdo Revuelto de algas Pechuga de pavo Cordero al horno Entremeses variados (sin queso)

En la segunda quincena ya podrás apreciar cambios de volumen y de los contornos de abdomen y caderas. Ya puedes tomar lácteos y queso. Si comes fuera el fin de semana o algún día por trabajo, puedes tomar las proteínas en la comida (sin pan, patatas, arroz, etc.).

Es conveniente que refuerces el metabolismo con un suplemento de vitaminas del grupo B y en caso de estreñimiento, que incrementes el ejercicio físico y bebas mucha agua, sobre todo fuera de las comidas.

 

 

3ª semana

  LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SABADO DOMINGO
Comida Ensalada

Arroz con piquillos

Ensalada

Pasta con alcachofas

Ensalada

Pisto con patatas cocidas

Ensalada

Crema de calabacín

Ensalada

Menestra

Ensalada

Gazpacho

Ensalada

Patatas a lo pobre

Cena Tortilla de atún Conejo Queso fresco y 3 nueces Pescado a la plancha  Solomillo de ternera Lenguado a la plancha 2 lonchas de pavo

1 yogur

 

4ª semana

  LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SABADO DOMINGO
Comida Ensalada

Berenjena

rellena de verduras y arroz

Ensalada

Espárragos con mahonesa

Ensalada

Parrillada de verduras

Un biscote

Crema de verduras

Pasta con albahaca

Ensalada

Espinacas al ajillo con patatas

Ensalada

Pasta con tomate

Ensalada

Calabacín a la plancha con arroz

Cena Tortilla francesa Pollo al horno Besugo al horno Ternera asada Tortilla francesa Lenguado a la plancha Cinta de lomo

 

Suplementos específicos:

§  Homeosor Drenaline: 2 tapones en litro y medio de agua e ir bebiendo a lo largo de la mañana, durante 15 días.

§  Enerzona Omega-3 RX (EPA y DHA): 5 g/día.

Una vez que has conseguido deshacerte de los primeros kilos y sentirte más ligero/a y motivado/a, la Dieta Coherente es el siguiente paso para, mediante un estilo de vida integral, suministrar el combustible ideal a tu organismo, equilibrarte física y emocionalmente y fortalecer tus defensas. Es conveniente consultar a tu nutricionista en caso de que practiques deporte, estés embarazada, padezcas alguna enfermedad o tomes algún tratamiento, para ajustar al máximo tu dieta tanto en composición como en la selección de los alimentos más recomendables.

La dieta coherente se basa en la variedad y la moderación, te permite alcanzar y mantener tu peso ideal, de forma saludable y permanente ya que reduce los depósitos de grasa corporal y además mantiene la masa muscular; regula el apetito gracias al equilibrio del azúcar en sangre; mejora la salud gastrointestinal, evitando gases, estreñimiento, hinchazón abdominal, mediante el cuidado de la flora intestinal; retrasa el envejecimiento pues reduce la producción de radicales libres; y aumenta los niveles de serotonina y dopamina, neurotransmisores que regulan el equilibrio emocional.

 

Está demostrado que el estrés crónico, te debilita, te atonta y te hace engordar.

 

En cada comida, incluso el desayuno, la ración proteica (carne, pescado, huevo, jamón, pavo, queso fresco) debe ser la tercera parte de tu plato. Los primeros 15 días elige guarnición favorable que suponga dos terceras partes del plato. En cuanto hayas estabilizado el apetito, puedes introducir patatas nuevas, pasta o arroz integrales, cocinados “al dente” (en este caso reduce la cantidad a 1/3 del plato). Siempre añade grasa favorable (una cucharada de aceite de oliva o 3 nueces de postre).

El desayuno es la comida más importante del día. Es crucial no saltárselo, pues el organismo reacciona al ayuno produciendo insulina y descendiendo el ritmo metabólico para ahorrar energía. Así que, levántate un cuarto de hora antes cada día y date un tiempo para desayunar de forma coherente. En verano debes incrementar el consumo de arroz de grano largo, pasta integral “al dente”, verduras al vapor, algas, frutas, pescado azul y hierbas aromáticas frescas para reforzar el corazón y el intestino delgado. Emplea técnicas culinarias sencillas y abusa de ensaladas en crudo. A finales de verano, coincidiendo con la vendimia es el momento de estimular el estómago, bazo y páncreas con la ayuda de cereales integrales como arroz o trigo sarraceno de sabor naturalmente dulce y que ayudan a equilibrar el plexo solar, “corazón” del sistema nervioso, donde residen tus emociones.

Dieta coherente

LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SABADO DOMINGO
Desayuno OPCIÓN 1: café/te/infusión, 1 reban. pan integral con tomate restregado, 1 cuch. aceite y 1 loncha de jamón serrano.

OPCIÓN 2: café/te/infusión, 1 fruta, un rollito de jamón y queso y 4 anacardos.

OPCIÓN 3: café/te/infusión, 1 reban. pan integral, 1 cuch. mermelada light, 1 loncha jamón cocido y 3 nueces.

OPCIÓN 4: café/te/infusión, 200 ml leche, 80 g avena y 4 almendras.

Media mañana OPCIÓN 1: 1 fruta, 1 loncha de jamón cocido y 1 nuez.

OPCIÓN 2: 1 yogur desnatado y 2 nueces.

OPCIÓN 3: 1 fruta, 30 g queso fresco y una nuez.

Comida Espinacas rehogadas con aceite

Revuelto de champiñones

Judías verdes con patata

Pollo al horno

Ensalada mixta

Lentejas con verduritas

Puré de verduras Ternera a la plancha Crema de puerros Lomo plancha Guisantes salteados con jamón

Conejo al horno

Ensalada

Espaguetis integrales boloñesa

Merienda Batido de fruta de temporada 1 fruta

1 nuez

Rollito jamón y queso 1 fruta

3 almendras

Queso fresco con miel 1 fruta

3 avellanas

Bocadillo vegetal con atún
Cena Sopa juliana

Salmón a la plancha con guisantes

Calabacín, berenjena y sepia a la plancha Ensalada coherente Yogur Acelgas salteadas con piñones Tortilla francesa Menestra de verduras

Lenguado a la plancha

Puré de calabacín Pechuga pollo salteada con setas Espárragos trigueros a la plancha Merluza en salsa verde

 

La ensalada coherente se compone de:

§  1/3 plato de atún/huevo/salmón/sardinilla, etc.

§  2/3 plato de vegetales crudos/canónigos/berros/rúcula/escarola, etc. Si la ensalada es de arroz o pasta sería sólo 1/3 del plato.

§  Aceite de oliva y una pizca de sal y vinagre.

Otro factor clave para desbloquear el efecto meseta es la actividad física. El ejercicio aeróbico (correr, nadar, bici, etc.), equilibra el balance energético y ayuda a reducir el porcentaje de grasa corporal. Pero ojo! durante los primeros 20-30 minutos el cuerpo no quema grasa, hasta la tercera semana de una dieta hipocalórica no se empiezan a “quemar” las grasas.

Los ejercicios de tonificación muscular intensa, concentrada y breve favorecen la definición de la musculatura y el incremento de la velocidad de tu metabolismo, con pesas, gomas elásticas o máquinas de gimnasio, y a la larga, proporcionan mejores resultados. Lo ideal es alternar ambos tipos de actividad física en tu programa de 15 minutos al día. Ten en cuenta que el reposo y la recuperación son muy importantes, por tanto no trabajes la misma zona dos días seguidos. Además debes ajustar la intensidad de tu entrenamiento a tu edad y condición física.

 

La dieta coherente se basa en la variedad y la moderación, te permite alcanzar y mantener tu peso ideal, de forma saludable

 

Está demostrado que el estrés crónico, te debilita, te atonta y te hace engordar. Comer debido a temas emocionales es bastante común. Mucha gente consume grandes cantidades de comida en respuesta a depresión, miedo, soledad, enfado, frustración, ansiedad o estrés. Estos trastornos tienen cierto carácter crónico, entonces, hasta que la persona afronte la base de sus emociones negativas no mejorará su relación con la comida. Es por esto que es muy recomendable complementar las dietas con terapias de relajación y motivación, flores de Bach, homeopatía o biorresonancia quantum scio.

En definitiva, si sigues la Dieta Coherente estarás más sano/a, joven, relajado/a y de buen humor.
Elastic Tits

Dieta para el estreñimiento

La dieta para el estreñimiento debería ser rica en: verduras, frutas, hortalizas y alimentos ricos en fibra.

EL estreñimiento no es una enfermedad pero si nos indica que tenemos que cambiar nuestra forma de nos; ocasiona molestias a la gente que la sufre.

Es importante regular el transito intestinal no solo por las molestias que ocasiona si no también por los tóxicos que vierte al organismo cuando las heces están retenidas. La mayoría de las veces al reequilibrar la dieta se resuelve el problema, si no es así Habrá que estudiar que otros circunstancias están incidiendo en el estreñimiento.

IMPORTANTE:

Beber 2-3 litros de agua al día

Poner un horario fijo

Corregir postura acercarse a la posición de cuclillas.

Comer despacio

Estar tranquilo

Masticar 15-20 veces cada bocado

EJEMPLO DE DIETAS

 

DESAYUNOS PARA EL ESTREÑIMIENTO

1-Zumo de naranja o 2 Kiwis
Malta con leche vegetal
Pan integral completo con aceite de oliva y tomate (salado) o con melaza (dulce).
2-Batido de frutas con Kéfir, pasas y una cucharada de aceite de oliva.

COMIDAS PARA EL ESTREÑIMIENTO

1- Pescado blanco hervido

Puré de patatas con brécol

Melocotones o manzana

 

2-Pisto de verdura

Puré de patata gratinado

Ensalada de remolacha cocida.

 

3-Espárragos con mahonesa

Pescado a la plancha

Ensalada de lechuga zanahorias, nabo, apio

Cucús

 

4- Fondos de alcachofas con crema

Pollo a la parrilla

Acelgas aliñadas con aceite

Yogurt

 

5-Filete de soja

Apio empanado, con limón

Calabacines a la plancha.

Puré de patata

 

6- Pescado azul al horno

Judías hervidas

Queso

Peras o manzanas en compota

 

7- Caldo vegetal

Atún o sardinas en aceite

Espárragos

Tres nueces

 

CENAS PARA EL ESTREÑIMIENTO

1- Sopa de puerros y patatas en puré

Huevos al plato con mantequilla

Berenjenas al horno

 

2- Sopa de copos de avena

Cebollas rellenas de espinacas

Patatas con mahonesa

Compota de melocotón

 

3- Sopa de verdura

Pollo asado

Escarola en ensalada

Manzana asada

 

4- Sopa de tapioca y tomate

Cardo u otra verdura tierna

Patatas con mantequilla

Queso fresco

 

5- Sopa de cebolla

Tomates rellenos de bonito

Patatas al vapor

Ciruelas pasas

 

6- Sopa de puerros

Acelgas hervidas con aceite

Patatas al horno

 

7- Sopa juliana

Pescado al horno

Lechuga braseada

Dos ciruelas pasas
Elastic Tits

Enfermedades crónicas y alimentación

Nunca hemos tenido tanta y tan buena información para alimentarnos como ahora. Sin embargo, el 95% de las personas que siguen dietas, fracasan en los primeros meses. A nuestra consulta acuden muchas personas cansadas de dietas estrictas, pues recuperan más kilos de los que tenían inicialmente y además, como veremos a continuación, comprometen su salud.

Ya los antiguos griegos se dieron cuenta del enorme potencial curativo de los alimentos, y fue Hipócrates quien acuñó la frase “Deja que los alimentos sean tu medicina y que tu medicina sea el alimento”. 

Dígame amigo lector si no se ve reflejado en alguno de estos aspectos.

 

¿Tiene Sobrepeso?

¿Tiene hambre entre comidas? ¿Picotea entre horas?

¿Cansado? ¿Llega con poca vitalidad al final del día?

¿Dolor cabeza al menos una vez a la semana?

¿Tiene mal aliento? ¿Gases?

¿Tiene hipertensión, colesterol o triglicéridos?

¿Es diabético? ¿Antecedentes familiares?

¿Contracturas musculares? ¿Artrosis, artritis u osteoporosis?

¿Diurético, anticonceptivo, antihipertesivo, antiácido o hipocolesterolemiante?

¿Le cuesta conciliar el sueño? ¿Se levanta cansado por la mañana?

¿Está más sensible o irascible de lo habitual? ¿Depresión?

¿Considera que padece estrés o ansiedad?

¿Realiza ejercicio físico intenso?

 

Una respuesta afirmativa a más de tres aspectos indica que debemos cambiar nuestros hábitos alimentarios y seguir la Dieta Coherente para evitar que se manifieste nuestra susceptibilidad genética hacia ciertas enfermedades.

 

Quisiera hacer una reflexión con ustedes: vivimos en una sociedad desarrollada pero, a pesar de estar sobrealimentados, estamos desnutridos y enfermos.

El patrón alimentario moderno, rico en cereales y aceites refinados, azúcar y alimentos procesados; pero también el ayuno prolongado y el estrés crónico al que estamos sometidos, provocan un aumento de los niveles de insulina en sangre.

 

En respuesta a la ingesta de Hidratos de Carbono (HC), el páncreas segrega insulina, hormona que regula la entrada de azúcar a las células. Pero si ingerimos un exceso de HC de forma habitual y no lo equilibramos con proteína y grasa favorable, la concentración de insulina en sangre permanecerá  alta de forma mantenida en el tiempo.

Este estado conocido como hiperinsulinemia, provoca a corto plazo un bajón de azúcar o hipoglucemia, que se caracteriza por hambre, cansancio y sueño; y además favorece un aumento del porcentaje de grasa corporal, porque almacenamos más grasa  y no quemamos los depósitos. Pero ojo!, lejos de ser un problema sólo estético, las células del tejido graso o adiposo, los adipocitos, son muy activos metabólicamente, y liberan hormonas proinflamatorias, que promueven las enfermedades crónicas.

 

Esta situación, en la que seguro se encuentra alguno de ustedes, pasa bastante desapercibida, la persona tiene un ligero sobrepeso y se manifiestan una serie de síntomas inespecíficos que leídos de forma global alertan de la presencia de Inflamación Metabólica, responsable en última instancia de las enfermedades de la civilización moderna: cáncer, diabetes, cardiovasculares, demencias, autoinmunes, fibromialgia, psoriasis, Parkinson, “itis” (tendinitis, artritis, gingivitis…) y un largo etcétera

 

 

Es en este tipo de patologías donde la Dieta Coherente tiene un efecto más abrumador puesto que, siempre en colaboración con el médico de atención primaria, el seguimiento de esta dieta limpia, facilita un buen control del dolor, inflamación y de los parámetros sanguíneos y así, ir reduciendo la medicación para reducir el ensuciamiento del cuerpo que cronifica la enfermedad crónica.

 

La Dieta Coherente es un estilo de vida basado en la variedad y la moderación. Nos permite alcanzar y mantener el peso ideal, de forma saludable y permanente ya que reduce los depósitos de  grasa corporal y además mantiene la masa muscular.

 

Previene y trata las patologías con componente de dolor e inflamación

 

Regula nuestro apetito gracias al equilibrio de los niveles de azúcar en sangre.

 

Regula la acidez del medio interno, gracias al vaso de agua con un chorrito de limón que se toma en el desayuno; y al consumo de alimentos alcalinizantes como frutos secos, hortalizas y verduras, evitando así enfermedades carenciales por agotamiento mineral como cansancio, anemia, osteoporosis, caries, uñas quebradizas, caída de cabello, etc. Hay que tener en cuenta que el estrés, los campos electromagnéticos, la contaminación ambiental y el sedentarismo, también contribuyen a la acidificación orgánica.

 

Mejora la salud gastrointestinal, evitando gases, estreñimiento, hinchazón abdominal, mediante el cuidado de la flora y de la mucosa intestinal intestinal, garantizando una pronta remisión de las patologías crónico-degenerativas antes mencionadas.

 

Retrasa el envejecimiento pues reduce la producción de radicales libres y propone un mayor consumo de alimentos antioxidantes.

 

Si seguimos la Dieta, sentiremos más vitalidad, y seremos  más fuertes frente a las infecciones.

 

La Dieta Coherente también aumenta los niveles de serotonina y dopamina, neurotransmisores que regulan nuestro equilibrio emocional.

 

Otro aspecto muy interesante a desarrollar es la influencia de los lácteos en nuestra salud, así como la correcta combinación de los alimentos para evitar molestias gastrointestinales y acumulación de gases fermentativos. A modo de ejemplo la fruta de postre altera el aprovechamiento digestivo de las proteínas, provocando gases e hinchazón abdominal. Un caso similar es la fermentación de las féculas (pan, pasta, arroz, si se combinan con ácidos como vinagre, fruta muy ácida o madura).  Pero esto será revisado en nuestro siguiente artículo.

 

REFERENCIAS:

López Viéitez A. Dieta Coherente. Un Nuevo Yo en dos Semanas. Servicio Universidad. 2009.

Seignalet, J. La Alimentación la Tercera Medicina. Ed. Integral 2004.
Elastic Tits

Fibromialgia y Dieta coherente

Sin perder de vista el ejercicio físico y hacer frente al estrés crónico al que estamos sometidos, mediante técnicas de relajación y/o respiración, el tratamiento dietético tiene mucho que aportar. La Dieta Coherente activa la Energía Vital y potencia la capacidad antiinflamatoria del cuerpo.

Además es recomendable:
1. Evitar irritantes hepáticos que agravan los procesos inflamatorios, causando más dolor: café, fritos, alcohol, leche (yogur, queso), grasas procesadas (saturadas y trans), hidratos de carbono refinados (pan, pasta, galletas, bollería, azúcares -dextrosa, glucosa, maltosa, lactosa, fructosa, miel-), carne roja, aditivos, colorantes y conservantes, alimentos procesados o muy elaborados.

2. Realizar una limpieza hepato-biliar mediante fitoterapia (ej. alcachofa, diente de león, cardo mariano, rábano negro).

3. Estimular la capacidad funcional del sistema inmune y del tracto gastrointestinal mediante la siembra de probióticos (flora intestinal) y un mayor consumo de alimentos ricos en prebióticos, sustancias que fermentan a nivel del colon, produciendo ácidos grasos de cadena corta que nutren a los enterocitos -células del intestino grueso- (trigo, alcachofa, ajo, espinacas, remolacha, queso de cabra, manzana rallada, cebolla, etc.).

4. Rectificar el ph ácido de la orina, factor agravante para la enfermedad. Antes del inicio del tratamiento se debe controlar el pH urinario a media mañana y a media tarde mediante una tira reactiva y comparar el color que adquiere con una escala de colores que viene en la caja del reactivo. Si el pH se mantiene en 7 es correcto. Si está en menos de 6,5 hay que empezar tomando en el desayuno un vaso de agua con chorrito de limón e incrementar el consumo de alimentos alcalinizantes: frutos secos, verduras crudas, ciruelas umeboshi, etc.
Si no mejora, se ha de hervir cebolla y apio durante 20 minutos y se guarda el caldo en la nevera para varias veces. Media hora antes de comer y cenar se tomará un tazón de este caldo (tibio) con el zumo de limón. Esta práctica es muy desintoxicante y reduce el nivel de acidosis del organismo. Si todavía no mejora: SAL DE ENO (2 cucharadas en un vaso de agua antes de acostarse).

 

La Dieta Coherente para esta patología se basa en 5 comidas, teniendo en cuenta:

• En todas las comidas debe haber proteína, grasa favorable e hidratos de carbono.
• Tres comidas principales y uno/dos tentempiés.
• No dejar pasar más de una hora, desde que se levanta para desayunar.
• No dejar pasar más de 5 horas entre comidas.
• Si pasan más de 3 horas desde la cena a la hora de acostarse, debe tomarse un snack (tipo ½ mañana o merienda).

Desayuno: 200 mL leche soja, 3 raciones frutos secos (1 ración: 1 nuez = 3 avellanas o almendras = 5 cacahuetes = 6 pistachos = 1/3 cuch. aceite de oliva = 3 aceitunas = 1/4 aguacate) y elegir una opción de las siguientes:
• 1 pan amb tumaca y una pieza de fruta -20 g pan integral, 1 rodaja de tomate, 1 cucharada de aceite y 1 loncha jamón serrano- (sin frutos secos).
• Dos rollitos de jamón o pavo y 2 piezas de fruta.
• Una tostada con mermelada sin azúcar (sin mantequilla) y una loncha de jamón cocido.

Media Mañana: una pieza de fruta, una ración de frutos secos y 30 g jamón serrano, queso o jamón cocido.

Vegetales y

hortalizas

Proteína magra

Grasa

Insaturada

Comida: REGLA DEL PLATO

• Un tercio del plato de proteína favorable: pescado, carne magra, ternera, pollo, pavo, claras.
• Dos tercios del plato de hidratos de carbono favorables (guarnición: verdura, ensalada, menestra, caldo, puré vegetal).
• 3 raciones de grasa insaturada: 1 cucharada de aceite de oliva = 3 nueces = 9 avellanas o almendras = 15 cacahuetes = 18 pistachos = 1/2 aguacate = 9 aceitunas.
• Postre: infusión relajante o digestiva.

*Si son HC menos favorables (pan, pasta, arroz, patatas, cereales, plátano, pasas, uvas, zanahoria, remolacha, calabaza, maíz, guisantes, SÓLO UN TERCIO DEL PLATO, integrales y no mezclar en la misma comida).

 

Merienda: Igual que media mañana.

 

Cena: REGLA DEL PLATO u otras opciones
• Tortilla francesa de 2 claras, una yema y verduras variadas rehogadas con una cucharada de aceite.
• Ensalada coherente:
• 1/3 del plato de proteína: tacos jamón cocido, tacos de pollo a la plancha, atún en lata, sardinillas, etc.
• 2/3 del plato de HC: mezcla de lechugas (mejor amargas y de hoja pequeña), cebolla, tomate, zanahoria, apio, etc.
• Grasa favorable: 3 raciones de frutos secos.

Además en esta patología es recomendable evitar los siguientes alimentos: lácteos (leche, queso, yogures), azúcar (dextrosa, glucosa, maltosa, lactosa, fructosa, miel), cereales refinados (pan, pasta, bollería, alimentos elaborados), alcohol, café, grasas desfavorables (grasas saturadas -carne grasa, tocino, mantequilla, panceta, embutidos grasos, quesos ricos en grasas, yemas de huevo- y grasas trans: -bollería, cereales de desayuno, galletas, chocolates, bombones-), aminas (cerdo, chocolate, cítricos), solanáceas (berenjenas, patata, tomate, pimiento), aditivos, colorantes y conservantes, alimentos procesados o muy elaborados.

Es también recomendable evitar las bebidas estimulantes (coca-cola, café, té, etc.), aunque son acalóricos, son potentes estimuladores de los niveles de insulina, por lo que se ha de reducir su consumo y si se toman, que sean descafeinadas o bien en el desayuno junto con alimentos ricos en fibra, ya que éstos frenan el aumento de los niveles de insulina que produce la cafeína.

De igual manera no conviene abusar de espárragos, coliflor y brécol pues reducen la capacidad detoxificadora del hígado.

Existen una serie de complementos dietéticos específicos que han de ser prescritos por un profesional de forma individualizada, entre los que se encuentran:
• Los ácidos grasos esenciales omega 3 (5-7,5 g/día de los componentes activos -EPA y DHA-), contribuyen a estabilizar los niveles hormonales y antiinflamatorios del organismo, mejoran la tolerancia al dolor y estabilizan el estado de ánimo. Además fortalecen el sistema inmune.
• El SAME (400-800 mg S- Adenosil Metionina/día) es un metabolito que se encuentra en forma natural en el organismo donde favorece el proceso de metilación, indispensable en multitud de reacciones enzimaticas del metabolismo celular. Favorece la relajación, el descanso nocturno, mejora el estado de ánimo y ayuda a mitigar el dolor.
o 6 semanas (0-2-2): 400-800 mg/día
o 6 semanas (0-1-1): 200-400 mg/día
• Vitamina A y D: permiten recuperar la sensibilidad al cortisol endógeno y reducir la excesiva acumulación del mismo, responsable del dolor, inflamación y avance de las patologías degenerativas.

También me suelo apoyar con frecuencia en la Biorresonancia Quantum SCIO, para aliviar el dolor y la inflamación con mayor rapidez y equilibrar aquellos factores emocionales que dificultan la evolución del paciente.

 

Otros consejos muy útiles son:
• Practicar ejercicio moderado aeróbico. 40 minutos de caminata al día para mejorar la oxigenación de los tejidos y ayudar a la eficacia de los procesos metabólicos. Además el ejercicio incrementa por tres la capacidad detoxificadora de hígado, menos toxinas, menos inflamación, menos radicales libres.
• Beber de 1,5-2 litros de agua al día, para facilitar la bioquímica de nuestro organismo.
• La preparación de los alimentos será a la plancha, cocidos, al vapor, horno….
• Evitar preparaciones culinarias que incorporan mucha grasa: fritos, guisos, empanados, potajes, etc.
• Condimentar la comida (limón, vinagre, especias, pimienta…) para dar sabor a los platos.
• Moderar la cantidad de sal. En caso de retención de líquidos es recomendable la “sal sin sodio”.
• Intentar reducir el nivel de estrés pues provoca la misma respuesta fisiológica que la cafeína. Es recomendable practicar técnicas de relajación o yoga.
• Tomar tres días a la semana un caldo depurativo: 2 puerros, 2 zanahorias, 1 calabacín pequeño, 1 rama de apio, 2 nabos, ½ repollo verde, tomillo, laurel y estragón. Llevar a ebullición en 2 litros de agua sin sal y mantener a fuego lento 40 minutos. Pasado este tiempo retirar los ingredientes.
• Tomar una vez por semana un caldo de algas para revitalizar el organismo y aportar proteínas de alta calidad y una valiosa recarga mineral.
Elastic Tits