¿Qué es la musicoterapia?

La musicoterapia es una disciplina que está en contacto con muchos campos diferentes: psicología, psiquiatría, sociología, medicina, educación, las artes: teatro, danza, poesía… y por lo tanto su definición puede enfocarse desde múltiples puntos de vista.

 

La musicoterapia es una disciplina muy moderna. Aunque es una terapia muy efectiva para las personas que se acercan a ella y aunque se alcanzan los objetivos marcados en las sesiones, la disciplina cada día crece en el terreno de la investigación y en muchos contextos y lugares aún se desconocen las ventajas de la terapia a través de la música.

Centrándonos en un punto de vista clínico diremos que en musicoterapia se trabaja a través de la música con el objetivo de mejorar la salud física, emocional y/o mental de una persona.

La terapia con música es un PROCESO en el que el paciente evoluciona de manera personal, realizando música o escuchándola, pero siempre a través de una experiencia interna propia. El papel del musicoterapeuta profesional es importante en la labor de sistematizar las sesiones y orientar este proceso del paciente hacia objetivos concretos en función de sus necesidades.

Los elementos imprescindibles para la realización de un proceso de musicoterapia son: el paciente, el musicoterapeuta y la música; además las sesiones pueden realizarse de manera individual o grupal.

Las modalidades de tratamiento con musicoterapia son múltiples, puesto que los casos a tratar son muy diversos. Cada paciente presenta necesidades muy variadas, de manera que los objetivos también varían de unos pacientes a otros. Por otra parte, cada paciente puede responder a la terapia de maneras muy distintas.

La terapia con música, desde un punto de vista clínico, puede realizarse de varias maneras: una de ellas es la que utiliza la música como medio para establecer una relación entre el paciente y el terapeuta. Para esto es necesario que el paciente participe en la música con el terapeuta, que realice música con él.

Pero muchos de los que se acercan a esta disciplina se preocupan al pensar que tienen que hacer música y que no saben tocar ningún instrumento; sin embargo, en musicoterapia pensamos que todas las personas tienen música dentro y pueden exteriorizarla con ayuda. Uno de los principales recursos para trabajar con pacientes que no saben música es la improvisación, esta permite al paciente desarrollar aspectos y cualidades personales que a través del lenguaje verbal muchas veces no se pueden expresar.

La música también es un lenguaje. Las características de la música ayudan a la persona a desarrollarse y a realizar un cambio en sí misma. Estas características son, por ejemplo, las siguientes:

-La música es un lenguaje que impulsa a la comunicación, que ofrece estructuras y que permite simbolizar (cualidades para desarrollar en personas con autismo)

-El espacio musicoterapéutico es un espacio de expresión y dentro de la sesión grupal es un agente socializador, además permite relajar y contener a la persona (cualidades facilitadoras para personas con depresión)

-En musicoterapia se utiliza el trabajo instrumental, y la música desarrolla la concentración (cualidades a desarrollar en personas hiperactivas)

-La música es evocadora de imágenes, recuerdos (cualidades que ayudan a personas con alzheimer)

Lo que podemos destacar de la música es sobretodo que tiene un importante componente emocional. Todo ser humano tiene música y la música no es sólo de unos pocos, sino de todas las personas. Este componente emocional es el arma principal para la terapia con música.

Elastic Tits

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario