El Método Tomatis: Pedagogía Audiopsicofonológica

El Doctor Alfred Tomatis,(1920/2001), médico francés, especialista en otorrinolaringología, desarrolló un método de estimulación auditiva que favorece la escucha, el lenguaje y la comunicación.

A.Tomatis a lo largo de toda su obra e investigación ha hecho hincapié en la diferencia entre audición y  escucha. Esta diferencia tan obvia es, como suele suceder con todo lo obvio y sencillo, fundamental.

La audición, el acto de oír,  es un proceso pasivo de percepción de un sonido.
La escucha, el acto de escuchar, es un proceso activo en el que la voluntad de atender es  necesaria.

La calidad de las posibilidades de escucha afectarán a la calidad del desarrollo del lenguaje, en cualquiera de sus formas de expresión y recepción: lectura, escritura, habla, etc.

El método Tomatis, llamado también  Pedagogía Audio-Psico-Fonológica es el resultado de las experiencias prácticas e investigaciones en las tres disciplinas: la audición, la psicología y la fonología.

 

EL EFECTO TOMATIS

La investigación realizada por A.Tomatis, ha llevado a concluir que existe una estrecha relación entre la audición y la fonación; esta última funciona en total dependencia con el aparato auditivo el cual a su vez esta influido por el estado psicológico y anímico de la  persona.

¿Qué es el efecto Tomatis? Esta expresión hace referencia a que toda modificación del esquema auditivo tiene como consecuencia directa, una modificación en la fonación  e invariablemente una repercusión en el estado energético, anímico y psicológico de la persona.

En nuestra vida cotidiana todos, aún sin ver a una persona , sólo a través de una comunicación telefónica, percibimos consciente o preconscientemente el estado emocional en el que está; no es lo que dice, es el tono, el ritmo, sus frecuencias lo que nos aventura a decirle a un amigo con el que mantenemos una conversación telefónica…” estas apagado….”  o “ ¡ que alegre…!.”

Nuestra voz habla de quienes somos y de cómo estamos. ¿ y nuestro oído?

Nuestra capacidad auditiva puede ser y estar desde un punto de vista orgánico en buen estado de salud y aún así  funcionalmente podemos estar cerrados a determinadas frecuencias. Nuestra voz se ve amputada de las frecuencias que el oído no puede analizar.

Un ejemplo: la curva auditiva de una persona muy estresada es una curva con picos, “los tomatistas”  hablamos de” curvas de sierra”. Esta persona que tiene una curva tan irregular puede ir a su otorrinolaringólogo y le confirmaría que no hay ninguna alteración orgánica. Sin embargo, tiene dificultad para escuchar, para comunicarse, para recordar lo que se ha dicho en una conversación…

Muy probablemente esta tensión se refleja en la calidad de su voz, el ritmo de su discurso, y también en la capacidad de mantener la atención de sus interlocutores. Tal como escuchamos comprendemos, como comprendemos expresamos e integramos.

Otro ejemplo: una persona que padece una depresión, tiene una voz con menos ritmo, se hace monocorde, tiende a tener menos frecuencias armónicas agudas de las que tiene cuando se encuentra bien y ¿cómo escucha?. O mejor, ¿cuánto escucha? Pues poco, no hay escucha si no hay deseo de contactar y el oído, que es una excepcional puerta de apertura al mundo, se cierra. Cuando estamos deprimidos lo que viene de fuera no llega y si llega incomoda.

Bien, si nuestro estado de ánimo influye en como escuchamos y hablamos; si como escuchamos influye en como hablamos y nos sentimos; si como hablamos  influye en como escuchamos…. Entonces podemos hablar de lo que el Doctor Tomatis llamaba el bucle audio-vocal. Y de una oportunidad para intervenir cuando hay bloqueos en el proceso de comunicación de una persona.

Entendiendo COMUNICACIÓN en un sentido amplio en cuanto a su objeto: comunicación con uno mismo, con los otros, con la vida; y a su contenido corporal, emocional, mental y espiritual.

 

¿Cómo se aplica el Método Tomatis?

La estructura básica del método se apoya en una teoría neurofisiológica que destaca las tres funciones básicas del oído:

Vestibular: control del equilibrio, coordinación corporal.
Coclear: análisis de sonidos, favorece el lenguaje.
Energética: transforma los sonidos en energía  neuronal encaminada a alimentar el cerebro.

Con el fin de poder intervenir sobre estas funciones  el Doctor Tomatis creo un instrumento al que bautizo como “ Oído Electrónico”, que permite reeducar el oído, para corregir los bloqueos existentes,  se consigue escuchando música de Mozart, cantos gregorianos y en el caso de niños, con voz materna.

La música de Mozart favorece la recarga cortical mientras que los cantos gregorianos intervienen a nivel vestibular.

Previamente a la aplicación del método se realiza un estudio clínico que proporciona información sobre  los bloqueos auditivos existentes, estado  emocional y algunos datos del estado físico de la persona. En función de los resultados obtenidos se programan las audiciones y el tratamiento.

 

Aplicaciones Tomatis

El método Tomatis es útil en el trabajo con niños que presentan problemas de psicomotricidad, aprendizaje, lenguaje, comunicación, conducta.

Con adultos que padecen estrés, ansiedad, depresión, problemas de concentración.

Ayuda a la integración de lenguas extranjeras.

Es una técnica de gran eficacia en la preparación al parto y maternidad.

En la parte II de este artículo abordaremos la importancia que las condiciones de embarazo, parto y acogida de una niña o un niño tienen en su capacidad de escucha y apertura a la vida. Y el porqué Tomatis es efectivo en el trabajo con niñas y niños.

El Dr. Alfred Tomatis consideró como fundamental el hecho de que la comunicación se inicia en el vientre materno. El oído comienza a desarrollarse muy temprano preparándose para su actividad funcional; a partir del 4º mes y medio, de la vida fetal, el oído puede ser considerado como operacional.
Entre los sonidos oídos por el feto, se encuentra la voz materna que es transmitida a través de la columna vertebral, puente vibrante entre la laringe y la pelvis, esta actúa como una caja de resonancia.
La estimulación sónica principal que llega al feto viene de los armónicos agudos de la voz materna por conducción ósea. Se ha comprobado que es en la base de la pelvis donde la intensidad sónica es mayor. El hecho de descubrir que apoyando la cabeza allí recibe mayor estímulo sonoro sería determinante para encajarse al final de la gestación.

 

ESCUCHA INTRAUTERINA

En el seno materno, más allá del intercambio nutricional, se establece la génesis del proceso de comunicación. La audición intrauterina es la base de la comunicación intrauterina y por tanto un nexo fundamental en la relación madre-hijo.

Existe una estrecha relación entre la calidad del mensaje que recibe el feto en el periodo prenatal y su equilibrio psíquico. El feto capta los ritmos de la madre, está en resonancia con ella, capta su estado emocional, su alegría, serenidad, angustia…

Los estados emocionales de la madre son perceptibles para el niño, sean positivos o no. Es en el claustro materno en donde se sientan las bases de lo que será en un futuro la comunicación, el deseo de vivir, y el desarrollo psico-emocional del ser humano.

La madre es el primer receptáculo afectivo del niño. En no pocas ocasiones durante el embarazo suceden hechos traumáticos para la mujer en estado de gestación, por ejemplo la enfermedad, fallecimiento de una persona próxima o hechos que no constituyen un trauma agudo pero si crónico como el exceso de trabajo, estrés, etc En estos casos el deseo de tener un embarazo cuidado se ve truncado por condiciones externas que inevitablemente van a afectar a la mujer que está gestando y por supuesto al ser que lleva en su vientre.

 

DE LA ESCUCHA INTRAUTERINA A LA ESCUCHA AÉREA

Durante el parto y a medida que la cabeza progresa hacia el exterior el entorno sónico del niño va cambiando en cuanto al medio de transmisión ya que pasa de un medio líquido a otro aéreo. El oído de la niña/o comienza un proceso de acomodación. La naturaleza permite la presencia en el oído de líquido, más o menos diez días, que poco a poco ira desapareciendo para dar lugar a una escucha aérea.

Entre el antes de nacer y el después, la madre, su voz, es un hilo conductor que dará seguridad y facilitará la adaptación al mundo exterior. De ahí la importancia de asegurar la continuidad y rápida puesta en marcha de larelación madre-hijo tras el parto. Si esta relación se interrumpe por alguna causa (incubadora, hospitalización, abandono,…) las consecuencias pueden ser importantes para el bebé en el establecimiento del apego y vínculo. La voz, el olor de la madre es como “volver a casa“, a un lugar seguro.

Frédérick Leboyer en su libro m“Por un nacimiento sin violencia” y A. mTomatis en “Nueve meses en el paraíso”, han sido pioneros en defender la inexcusable necesidad de realizar un acogimiento del bebé en el que se priorice el contacto del neonato con su madre. André-Thomás, mencionó el efecto “señal del nombre”, él comprobó como el bebé reconocía la voz de la madre, entre muchas otras, no por el mensaje sino por el timbre.

El embarazo, el parto, los primeros años de vida son una globalidad, un todo, en el desarrollo madurativo orgánico y psicoafectivo del niño.

El método Tomatis abre un abanico de posibilidades terapéuticas, nos permite el retorno al punto cero de la comunicación y de la escucha. Cuando ésta se ha interrumpido por razones justificadas o no. A.Tomatis ha concebido y construido el Oído Electrónico un montaje electrónico que permite al individuo (revivir auditivamente) escuchar la voz de su madre o música filtrada como la escuchaba antes de nacer. Esta posibilidad ofrece importantes recursos terapéuticos para niños/as que han tenido problemas en el momento de nacer o que por alguna razón el contacto madre-bebé se ha interrumpido tras el nacimiento.

 

TOMATIS DURANTE LA GESTACION

El mensaje sonoro que el feto recibe durante la gestación crea en él una respuesta emocional. Este mensaje, no lo que dice la madre, sino lo que transmite su voz, en la medida de lo posible, habrá de transmitir vitalidad, alegría, serenidad, y, por supuesto estar exento de ansiedad y angustia.

El proceso Tomatis, mejora el estado psicológico de la madre. El aporte energético que proporcionan las sesiones con el Oído Electrónico va a ser recogido tanto por la madre como por el feto.

La acción en el S.N.C. que tiene la estimulación auditiva Tomatis, sobre las estructuras que intervienen en el trabajo muscular durante el parto es de suma importancia (conciencia del cuerpo, coordinación muscular, etc ).

Experiencia del Dr Klopfenstein en la clínica de Vesoul en madres que tuvieron una preparación al parto con el método Tomatis:

-Disminución de la duración del parto, al facilitar la dilatación.

-Disminución de las cesáreas y episiotomías al estar más distendido el periné.

-Disminución de la presentación pélvica del bebé.

-Recuperación rápida tras el parto.

Todos estos resultados indican una disminución evidente del dolor en el parto y por supuesto reducen el sufrimiento del bebé que está naciendo. La preparación al parto con el método Tomatis comienza, siempre y cuando no haya una excesiva ansiedad en la madre, en el quinto mes de embarazo.

 

METODO TOMATIS CON NIÑOS/AS

Es de gran ayuda en:

-Niñas/os adoptadas/os, prematuros o que por alguna razón han permanecido separados de sus madres. En el caso, por ejemplo, de los bebés prematuros estimula la comunicación interhemisférica (el cuerpo calloso madura en los últimos días de la gestación).

-Siempre que ha habido un suceso traumático prenatal o postnatal. El trauma (herida en el alma ) no siempre es algo puntual, también consideramos como trauma el resultado de la desatención de las necesidades del niño (físicas y/o emocionales) cuando esto sucede de modo habitual, ya sea en el entorno familiar, en el escolar o en cualquier otro.

-Cuando hay problemas de aprendizaje, memorización, atención.

-Dislexia, dislalia…

-Problemas de comunicación y contacto con otros.

-Control corporal, ritmo, coordinación.

-Otros.

Cambios Tomatis

-Más comunicación.

-Menos resistencia, negatividad opositora.

-Mejor expresión oral y escrita.

-Mejor voz (timbre)

-Apertura a los grupos y relaciones sociales.

Antes de etiquetar a un niño de distraído, disperso o de holgazán hay que estar seguros de que el mecanismo neurofisiológico de la escucha está presente. Hay que asegurarse de que la información sea bien recibida (escucha), bien¡ integrada y con posibilidad de ser restituida. Cuando los niños empiezan a sentir la necesidad de defenderse de situaciones, empieza la patología.

Los padres deben estar formalmente implicados en el proceso. La madre inicialmente ha de estar presente en las sesiones del niño, posteriormente asistirá el padre. Aunque es fundamental la implicación y apoyo de ambos desde el principio.

Es sorprendente como los niños que obtienen mejores resultados con Tomatis son aquellos en los que la implicación de los padres es constante. Participar no es sólo desear que el niño realice las sesiones acompañarlo a ellas, estar abiertos al diálogo y a veces a la confrontación y, por supuesto, estar al tanto de los cambios que se van produciendo.
Elastic Tits

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario