Adicciones y su tratamiento con Biorresonancia y Kinesiología

Todas las personas, en algún momento, podemos ser adictas: a alguna sustancia (alimento, bebida, droga, tabaco), a algún comportamiento o acción (como el sexo), etc. ¿Qué sucede cuando una persona presenta una adicción?
Normalmente, la razón por la que una persona genera una adicción o comportamiento adictivo suele ser algún trauma emocional o alguna circunstancia de su vida a la que no es capaz de adaptarse. Esto se muestra como un vacío en la persona quien, para llenarlo, recurre al acto adictivo, repetitivo, sea éste el que sea. Así, se crea en el individuo una falsa sensación de satisfacción momentánea o temporal y que, una vez que pasa el efecto físico o psicológico, desaparece y deja paso otra vez a la sensación de vacío, que se manifiesta cada vez con mayor intensidad.
Esta situación puede generar ansiedad o nerviosismo que la persona tiene que mitigar recurriendo, una vez más, al acto adictivo o adicción. Se forma así un círculo que a veces es difícil de romper ya que, con el tiempo, la persona necesita más cantidad de sustancia o necesita repetir más asiduamente su comportamiento adictivo para llenar el vacío que cada vez va en aumento.Lo que ocurre es lo siguiente: la adicción obliga a la persona a tomar un producto varias veces al día. Esto está causado porque tenemos unos receptores cerebrales que están vacíos y producen unas ansias y añoranzas determinadas y muy definidas. Lo que hacen las personas adictas es reemplazar esta sustancia adictiva por otra menos nociva, como si tuvieran que rellenar esos receptores vacíos con algo. Esto demuestra porqué muchas personas que dejan de beber se vuelven fumadoras, o adictas al chocolate, o al café… (reemplazan el alcohol por el tabaco, por el chocolate, por el café, etc.).    Para evitarlo hemos de llenar esos huecos con otra sustancia. Hay personas que tienen más huecos libres que otras y, así, son más susceptibles de tener adicciones.
La serotonina es un neurotransmisor que llena esos huecos. Las encefalinas son unos opiáceos semejantes a la morfina; el cuerpo las produce y debe mantenerlas el mayor tiempo posible. Pero no siempre se producen en la cantidad suficiente y por eso surgen las adicciones. La encefalinasa es una enzima, también producida por el organismo, que destruye a las encefalinas. Por este motivo, hay que tratar de frenar la producción de encefalinasa para que haya más encefalinas, que son las que evitan las adicciones.

La kinesiología puede ser útil al tratar las adicciones. Primero tenemos que comprobar el componente emocional. Tenemos que comprobar si la persona tiene un conflicto consigo misma, es decir, mandar a la persona decir si quiere dejar la adicción. Normalmente dice que sí, aunque el inconsciente puede decir que no. Esto es lo primero que hay que corregir: el reverso psicológico en la persona, el conflicto interno en la propia persona. Por un lado, el consciente afirma que sí quiere dejar la adicción y, por otro, el inconsciente dice que no. En este caso, tenemos dos personas en conflicto: una quiere y la otra no.Una vez corregido el reverso, comprobamos el ritual social asociado al tipo de adicción que la persona tiene, definiendo siempre lo que más le gusta del ritual o del acto asociado a la adicción. Es importante que la persona diga lo que más le gusta. Mientras la persona dice el ritual, golpeamos o hacemos tappingen determinados puntos de acupuntura seleccionados previamente con el test muscular.

En el apartado más físico de la adicción, podemos testar los aminoácidos tirosina y fenilalanina. Estos aminoácidos impiden la producción excesiva de encefalinasa. Los usamos conjuntamente con las flores de Bach, que nos ayudan a controlar los cambios emocionales y psicológicos en la persona. Para la corrección física, usamos la combinación de un punto de acupuntura testado previamente, la información de la sustancia adictiva o comportamiento adictivo, y el aminoácido correspondiente. Con esto damos al cerebro tres informaciones a la vez para reforzar el tratamiento de la adicción. A continuación, podemos utilizar la terapia de biorresonancia cuántica. La biorresonancia puede ser muy útil cuando tratamos una adicción.

Desde el apartado más físico o energético podemos, primeramente, invertir la frecuencia del producto adictivo; de esta manera, le damos al paciente la información cambiada del producto y su sistema inmunológico empezará a reaccionar a esa información. Al igual que antes, debemos equilibrar los aminoácidos fenilalanina, tirosina, que nos van a ayudar a controlar el exceso de encefalinasa.Equilibramos la serotonina y dopamina.

A nivel emocional, podemos trabajar los neurotransmisores y neuropéptidos, hacer los pasos de PNL individual asociado a la adicción. Aquí reprogramamos a la persona sobre los comportamientos que está dispuesta a dejar y los nuevos que va a aceptar poner en marcha, como estimular la creatividad, potenciar la autoestima y la propia imagen de la persona, reducir el estrés, equilibrar las ondas cerebrales y el déficit de atención, así como el aprendizaje de nuevos comportamientos, etc.

Con este trabajo combinado de kinesiología y terapia de biorresonancia cuántica, podemos contribuir al buen desarrollo de una terapia de inestimable ayuda en el tratamiento de las adicciones.

Elastic Tits

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario